Beneficios de los talleres para padres

Los talleres para padres son un recurso interesante de trabajo grupal en el que se involucra a los participantes de modo activo en la creación e incorporación de determinada información. Así, desde Nacer Padres entendemos que los talleres para padres abren un espacio valioso para aquellos que tienen el deseo de pensar acerca de “su” ser padres en relación a “sus” hijos.

¿Qué beneficios implica asistir a un taller para padres?

En primer lugar está el reconocer que ser padre o madre implica una construcción, un camino que se va haciendo de una forma única e irrepetible. En la construcción del mismo entran en juego la propia historia, los vínculos con las figuras parentales, la cultura y la sociedad en la que se está inserto, y además la posibilidad de sintonizar y empatizar con el ser que los ubica en ese papel: su hijo o hija.

Participar de un taller para padres permite comprender que no existe una fórmula para ser padres, que no existe la perfección ni una única verdad para ejercer esta función. Todo ello sin desconocer que existen similitudes, sucesos o eventos parecidos dado que compartimos hitos de desarrollo esperables conforme avanzamos en la vida. Sin embargo, el poder llegar a ver que la forma en que se atraviesen siempre será única, de la misma manera que la vivencia que esto deja, permite un posicionamiento más comprensivo y respetuoso con ellos mismos, al mismo tiempo que los empodera por el reconocimiento de sus saberes propios.

Por otro lado, no podemos olvidar el beneficio de poder poner en palabras aquello que sentimos. El encuentro con otros que también se han aventurado a convertirse en padres, compartir las vivencias, los temores y los saberes de cada uno, permite que se encuentren los propios sentidos o significaciones, que se entre en contacto con las emociones y que se puedan nominar las vivencias.

Asimismo, estos talleres para padres representan un espacio primordial de prevención temprana de la salud mental. La prevención primaria hace referencia a todas las acciones llevadas adelante con el fin de evitar o menguar el surgimiento de patologías o enfermedades. En el área de la salud en general es de suma importancia, por lo que ha recibido mucho impulso y atención en los últimos años. Así, son bien conocidos los beneficios de, por ejemplo, una buena alimentación o del ejercicio físico. Sin embargo, en lo referido a la salud mental, la prevención primaria no ha recibido la misma atención, aún cuando es igualmente significativa.

En Nacer Padres creemos en la importancia de la misma y por ello apostamos a la generación de estos espacios para padres: talleres de orientación a padres que permiten desarrollar una actitud reflexiva, que comprometa sus acciones y la posición que adoptarán en el ejercicio de su parentalidad, con el objetivo de que cada padre pueda crear una parentalidad a su medida pero sobre todo a la medida de sus hijos.

Por Lic. Julia Patiño Núñez.

Enviar un comentario

Artículos que podrían interesarle