¿Cómo elegir pediatra para mi hij@?

El médico pediatra que elijamos para nuestros hijos sin duda deberá cumplir varias condiciones que nos permitan sentirnos cómodos y acompañados en el cuidado de los chicos. Por eso, a la hora de elegir un pediatra, tenemos que considerar varias cosas.


1. En principio, estamos dando por sentado que lo “elegimos”. Esto puede parecer un detalle menor, pero es de gran importancia. Es decir, lo primero a tener en cuenta es que el médico que va a velar por la salud de nuestros hijos y que realizará el seguimiento de su desarrollo durante toda su infancia y adolescencia, deberá ser una persona con quién nosotros, los padres, nos sintamos cómodos y seguros. Es muy difícil seguir una indicación si no me siento tranquila en relación a la autoridad y confianza de quién me la transmite. Por ello, es bueno realizar algunas entrevistas pre-natales con pediatras para comenzar a considerar variables a tener en cuenta y poder elegir con cuál de ellos iniciar el seguimiento del bebé una vez nacido. Y llegado el caso, si en algún momento no te sentís cómoda con el profesional que atiende a tu hijo, nunca es tarde para buscar otro.

2. La ubicación del pediatra podría parecer una cuestión menor: “Si es bueno yo me voy a cualquier lado”, pero la verdad es que no lo es. Con esto quiero decir que, salvo en casos excepcionales donde un hijo pueda necesitar un cuidado especial por alguna patología o condición específica y haya un pediatra o clínica/hospital de referencia en el tema, la realidad cotidiana y el sentido común nos indican que lo mejor siempre es buscar un pediatra de la zona, preferiblemente al que se pueda llegar caminando. Especialmente con los primeros hijos y durante los primeros años, el pediatra es el referente en muchas cuestiones y es a quién debemos llegar cuando nos encontramos frente a cualquier situación complicada (de salud). Especialmente durante los primeros meses del bebé (sobre todo para mamás primerizas) resulta fundamental tener al médico cerca de casa!

3. El consultorio del pediatra y el manejo del mismo es una variable a tener presente. Llevar a los chicos al pediatra es una rutina más o menos espaciada (cuando los chicos son más grandes), pero que puede volverse tediosa si una no presta atención a cuestiones como: los turnos, la sala de espera y los horarios. Es necesario saber que los turnos del consultorio en que trabaja el pediatra de nuestros hijos nos serán accesibles en general. Si, por ejemplo, el pediatra trabaja allí solo de mañana y nuestro pequeño va a jardín/colegio en ese turno, lo más probable es que se terminen complicando innecesariamente las visitas al pediatra. Asimismo, sentirse cómoda en la sala de espera del pediatra, cuestión que puede parecer insignificante, resulta super importante, sabiendo que pasaremos allí muchas horas de nuestras vidas! Del mismo modo, puede tornarse muy frustrante que el pediatra de nuestros hijos nunca tenga turno o no nos pueda recibir en situaciones de urgencia. La disponibilidad de turnos y horarios resulta de vital importancia!

4. El estilo del pediatra es una variable super importante! Hay pediatras más rígidos o más flexibles, más jóvenes o más añosos (con más experiencia dirían algunos, más conservadores dirían otros), formados en el hospital público o en el ámbito privado, que trabajan solos o en equipo, que usan wattsapp o que prefieren el mail, que derivan a una guardia en urgencias o que te dan el número de teléfono por cualquier cosa, que prefieren bajar la fiebre o que buscan evitar los más posible la medicación, etc, etc. Existen un montón de cuestiones que se pueden poner en juego y que reflejan más o menos el estilo del pediatra. Es importante que te sientas cómoda y segura con lo que haces con tu hijo, si el estilo del pediatra no va con el tuyo, esto puede tornarse difícil!

La verdad es que encontrar una persona que nos de confianza, con quién podamos hablar cómodamente y que tenga un trato con nuestros hijos que a nosotras nos deje tranquilas siempre será lo más importante. Teniendo todo esto como eje principal, les recomendamos considerar estas otras cuestiones para facilitarse las visitas al médico y sentirse seguras a la hora de tratar con dificultades de salud de los chicos!

Lic. Giselle Pomés

Enviar un comentario

Artículos que podrían interesarle