¿Cómo es el parto?

En Nacer Padres te invitamos a reflexionar sobre el parto: una vivencia única y subjetiva.

partoAntes de que acontezca el parto aparecen ciertos miedos en relación a cómo será este evento, si se contará o no con la fuerza suficiente por parte de la mujer para llevarlo a cabo, si el obstetra y el acompañante elegido para ese momento estarán efectivamente presentes, si el niño nacerá sano y otros miedos posibles y particulares de cada mujer y cada familia. Todas estas expectativas y temores se relacionan con la importancia que tiene el parto como primer separación y consecuente encuentro entre la madre, padre y familia con el bebé.

Entonces, ¿cómo es el parto?

El parto es para la mujer, sea o no su primer hijo, un momento particular y único en el cual su cuerpo se pone en juego para poder dar lugar a la aparición de una nueva vida. El cuerpo se vuelve un instrumento para poder traer al mundo a otro ser, que hasta ese momento se encontraba unido a ese cuerpo como si fueran uno mismo y se convertirá en un lapso relativamente corto de tiempo en un cuerpo diferente y ajeno, el de un hijo.

El parto es un evento único en la vida de una mujer, de un padre y de una familia.

Representa la primera separación del bebé con su mamá. El niño deja de ser un bebé desconocido para transformarse en un ser que poco a poco, se irá independizando de esa madre y padre para convertirse en un ser diferente. A su vez, ese niño será seguramente distinto a como fue imaginado por esos padres y esa familia, imponiendo desde un principio una diferencia respecto a lo que era esperado por los demás.

A su vez, el padre, si es que puede participar del parto, buscará su lugar en ese momento como acompañante, como testigo activo o pasivo, según el cuerpo médico y su personalidad se lo permitan para participar de ese evento que también será único y fundante en su vida. Representará el encuentro con su hijo, con otro desconocido y ajeno que lo enfrentará con nuevos sentimientos probablemente novedosos, se trate o no de su primer hijo. El niño es en un comienzo un ser indefenso, demandante, que necesita de muchos cuidados. Todo se vuelve algo rápido y vertiginoso. Por ello, sus demandas suelen ser vivenciadas como urgentes. Se suele considerar que deben atenderse de inmediato y no permiten espera ni aprendizajes. Sin embargo, luego podremos comprender que algunas de ellas necesitan de una atención rápida, pero no todas, y que contamos con mucho tiempo para poder ir construyendo el vínculo con ese hijo. El parto es un evento como dijimos, muy físico para la mujer, sea este espontáneo (parto natural) o por cesárea. Es en general vivido con intensidad, requiriendo luego de un tiempo posterior para poder procesarlo psíquicamente durante los primeros tiempos de vida del bebé. Se podrá así, resignificar ese evento tan singular e importante en la vida de una mujer, de un hombre y de una pareja.

Por Lic. Josefina Cesareo.

Enviar un comentario

Artículos que podrían interesarle