Contacto piel a piel con bebés prematuros

Les contamos de qué se trata el copapcontacto piel a piel y en qué casos se puede realizar,
resultando beneficioso para la mejoría de un recién nacido prematuro.

En el caso de los bebés prematuros, sabemos que su cuidado requiere de la internación en una unidad de terapia intensiva especializada, intervenciones farmacológicas y prácticas o intervenciones invasivas. Esto, implica la internación en un ambiente donde los estímulos son excesivos, luz permanente, ruidos y sobreestimulación que supera la capacidad de autorregulación e interrumpe el desarrollo de los ciclos de sueño alterando las respuestas fisiológicas del recién nacido.

El Contacto Piel a Piel (Copap) sobre el tórax materno permite que el recién nacido prematuro experimente estímulos táctiles, auditivos y propioceptivos (percepción de la posición del cuerpo), el ritmo cardiaco, el sonido del flujo de los grandes vasos y las caricias maternas mientras es sostenido, estimulando la autorregulación necesaria para la sobrevida de éstos niños. Se postulan dos mecanismos de acción para Copap:

•El primero es facilitar la estabilidad fisiológica, el desarrollo madurativo y el crecimiento socio-emocional del recién nacido.
•El segundo se refiere al impacto que produce en la relación madre — hijo, aspecto olvidado por otras intervenciones.

Para que pueda implementarse el programa contacto piel a piel (Copap) se debe tener en cuenta las normativas de la unidad neonatal, las necesidades de la madre y el estado clínico del recién nacido. Este punto es muy importante y debe tenerse en cuenta siempre, ya que no en todas las oportunidades puede realizarse el contacto piel a piel desde las primeras instancias de internación. Por eso, la comunicación con el equipo médico es muy importante para que puedan transmitir a las familias el estado clínico del niño y la madre, y ver el momento ideal para comenzar con esta práctica.

Desde el punto de vista emocional y afectivo, tanto de los padres como del bebé, también resulta una práctica muy beneficiosa. Los bebés prematuros requieren atención inmediata luego del nacimiento, siendo separados de sus padres para recibir las intervenciones médicas que necesiten. Es por ello que los padres a menudo sienten que el cuidado de sus hijos queda delegado en manos del equipo médico formado por aquellos que “saben” lo que necesita ese niño y están “capacitados” para cuidarlo. La posibilidad de que los padres de ese bebé puedan tener contacto piel a piel (Copap) durante su internación permite a los padres estar en contacto con ese niño participando de su recuperación, ya que, como vimos anteriormente, esta práctica permite regular su temperatura, lograr estabilidad fisiológica y también propiciar el vínculo primario, tan importante y fundante para ese niño con sus padres.

Fuente:
www.funlargia.org.ar

Lic. Josefina Cesareo

Enviar un comentario

Artículos que podrían interesarle