¿Por qué deseo tener un hijo?

En qué se piensa cuando surge el deseo de tener un bebé.

Pregunta difícil… en tanto no existe una respuesta universal. Quizás deberíamos intentar apelar al deseo de tener un bebé de cada quien. Esta es la parte más complicada de dilucidar: Lo que lleva a cada persona a concebir a un otro que, en el mejor de los casos, tiene algo de uno mismo pero no todo, es tan singular como la historia que lo sostiene.

No podríamos responder esta pregunta sin contemplar aquello crianzade singular que existe en el universal: muchos filósofos, pensadores, escritores sostienen una necesidad de trascendencia, de crear en el mundo algo que deje huella de su tránsito por el mismo. Parece inherente al ser humano el no poder resignarse a ser sólo lo que es.

Desde la cultura nos encontramos con la familia, institución de sostenimiento y cuidado primario que viene siendo protagonista desde el inicio de la humanidad. Y como toda institución, determina roles, funciones y otras responsabilidades que se esperan de cada quien. Ahora bien, ¿acaso también determina el deseo de tener un hijo?

Muchas veces se le supone a la mujer el deseo de maternidad, como si esto viniera adherido al código genético de la posición femenina, como si efectivamente existiera un instinto materno que supliera todo el desconocimiento que supone al principio, y a veces incluso al final, el intento de ser madre, de hacer algo con esto que cada una “elige”.

Pero infiltrado en este universal que se le supone a toda mujer, se esconde el motivo de cada una. Acaso… ¿Se desea reescribir una historia? ¿o reparar una pareja? ¿o convertirse en mujer?… ¿o es que se desea un hijo?

La actualidad nos confronta con nuevos modos de ser madres… y padres, con preguntas que habían quedado calladas. A veces la posibilidad de preguntarse, el animarse a hacerlo y el confrontarse con esto reflejan una posición deseante en mayor medida que la decisión absoluta. A veces la pregunta confronta a la mujer-madre con su deseo.

¿Qué es desear? ¿qué es un hijo?

Preguntas sin respuesta. Pregunta difícil…

Por Lic. Giselle Pomés.

Enviar un comentario

Artículos que podrían interesarle