¿Qué es la parentalidad?

¿Ser progenitor es igual que ser padre? ¿Es lo mismo que nazca un bebé a que nazca un hijo?

Posiblemente, quede más o menos claro de primera mano que la parentalidad tiene que ver con el ser padres, con el rol parental, con el hecho de tener un hijo. Ahora bien, quizás sea propicio comenzar a cuestionar las obviedades: ¿Es lo mismo ser progenitor que ser padre? ¿Es lo mismo que nazca un bebé a que nazca un hijo?

Cuando hablamos de parentalidad partimos de una idea implícita de que la constitución y las potencialidades biológicas del ser humano no terminan de delimitar su naturaleza y sus posibilidades.

Técnicamente, el embarazo es una realidad biológica que crianza 2comienza a partir de la implantación del cigoto en el útero y, cuando prospera en un desarrollo saludable, da lugar a la existencia de un nuevo ser humano, un bebé. Sin embargo, lo que se inicia a partir de una función biológica, se sostiene y es atravesado por las experiencias subjetivas de quien lo lleva adelante. En este sentido la vivencia excede a la biología, la llegada de un bebé no siempre se condice con la llegada de un hijo.

En esta misma línea, podemos pensar que ser progenitor no es lo mismo que ser padres:

Para que nazca un bebé, necesariamente debe haber dos (progenitores en este caso), de sexos opuestos, sea en la forma que fuere: a través de una relación sexual, de una implantación in-vitro, de una experiencia de laboratorio… Nos encontramos aquí con la biología, más o menos manipulada según los deseos o posibilidades de cada uno, pero biología al fin…

Lejos de ello, para que nazca un hijo, necesariamente debe haber por lo menos uno, del sexo que fuera, que lo piense, que le dé un lugar, y a través de ello, una existencia subjetiva, sin la cual sería imposible vivir. El cuerpo de la madre no es condición única ni suficiente…

En este sentido es que el concepto de parentalidad nos permite repensar el lugar de los padres, y del hijo. Tal como lo propone Serge Lebovici, psicoanalista que introduce este concepto:”(…) Tener un hijo no es lo mismo que convertirse en padre o en madre de su hijo, la parentalidad humana es un proceso psicológico complejo que se construye en la mente de los padres y que necesita un acompañamiento”.

El concepto de parentalidad, en este sentido, permite cierta apertura ideológica y emocional. No se pelea con las religiones, ni las distintas creencias o culturas, pero reconoce que el ser padres excede a la posibilidad y la experiencia biológica de parir un bebé. Así, nos permite pensar la parentalidad como una relación entre un adulto y un niño en la cual existe un lazo de filiación simbólico, el cual puede condecirse o no con una filiación biológica. En este vínculo, el bebé o niño es reconocido por su madre/padre como parte de la cadena generacional y del propio deseo. De este modo, el adulto sostiene la existencia subjetiva del niño, fundamental para sostener la supervivencia biológica, hasta tanto éste pueda sostenerse por sí mismo.

Por Lic. Giselle Pomés.

1 Comentario

  • Posted 11 April, 2018

    Horacio Pomés

    Hola. Me resultó muy interesante la nota y la significación diferente de ser padre y ser progenitor.
    Es una diferencia que, paradójicamente, integra y complementa el aspecto biológico con el afectivo, cuando no siempre la misma persona reúne ambas condiciciones. Vaya como ejemplo el padre adoptivo que puede serlo en todo la extensión simbólica del concepto paternal aun no siendo el progenitor.
    Saludos afectuosos.

Enviar un comentario

Artículos que podrían interesarle