Vacaciones de verano con niños ¿Qué hacer?

actividades-aire-libreLas vacaciones de verano son un momento muy esperado del año. Pero cuando finalmente llegan, los padres enloquecen por no saber qué hacer con sus hijos. Aquí te acercamos unas líneas que podrán ayudarte a la hora de pensar cómo pasar los días de calor en la cuidad.

Son muchas las opciones que tenemos a la hora de pensar actividades para los más chicos: Desde la simple salida a la plaza, la vuelta en bici, el salir a pasear o a tomar un helado; hasta cuestiones que demandan más tiempo y dinero como salir a comer y al cine, o ir al teatro, a un club, e incluso de vacaciones a algún lugar, pasar el día en alguna estancia, invitar a los amigos de nuestros hijos a la casa o al shopping, entre tantas otras opciones.

Sea como fuere, está claro que en vacaciones los niños se muestran entusiasmados y en general demandan atención. Es importante promover el juego, de ser posible en espacios abiertos, en comunicación con otros, incluyendo algunas actividades culturales o recreativas e intercalándolo con el descanso. En este sentido, cuando madres y padres también tienen vacaciones o alguno de ellos no trabaja fuera de la casa o trabaja pocas horas al día, es una oportunidad para compartir tiempo valioso con sus hijos. Lo importante es poder lograr un balance. Es decir, por un lado, aprovechar el tiempo juntos y elegir algunas actividades y juegos para compartir, y, por el otro, poder acompañarlos en la frustración inevitable del aburrimiento, entendiendo que algunos días serán más simples que otros.

Aquí les acercamos algunas ideas de actividades para realizar con sus hijos.

•Explorar la naturaleza: desde ir a una plaza hasta acercarse al jardín botánico u otros sitios de interés. Por suerte contamos con una cuidad llena de espacios verdes para aprovechar.

•Actividades culturales, como el teatro o cine. Incluso puede ser muy divertido para algunos niños conocer algunos sitios de la cuidad a los que no hayan ido nunca o que no suelan frecuentar. Algunos centros culturales y museos ofrecen interesantes actividades para niños de diversas edades.

•Salida en bici, patineta, triciclo o cualquier otro medio que al niño le guste y sepa manejar. Existen muchos espacios tranquilos y seguros para realizar estas actividades.

•Actividades de jardinería, sobre todo para los niños curiosos y exploradores. Pueden realizarse con cosas tan simples como trasplantar una flor de una maceta a otra. Las actividades de trabajo con la naturaleza pueden resultar muy desafiantes y entretenidas para los chicos, siendo que al mismo tiempo resultan educativas.

•Dentro de la casa, siempre resulta saludable y entretenido para los chicos el hecho de proponerles nuevos desafíos, incluso con cosas ya conocidas. Por ejemplo, se les puede ofrecer determinados espacios de la casa para realizar una “búsqueda del tesoro”, o se les puede dar materiales como sábanas y telas para que armen su propia “casita” o “cueva”. Estas son algunas ideas, pero si se les da la posibilidad, cada niño podrá encontrar su propio modo de innovar en sus juegos.

•Que formen parte de las actividades diarias de la casa, tal como cocinar, hacer algún postre especial, preparar alguna decoración de navidad o de cualquier otra temática, también permite ejercitar sus recursos motores y su imaginación y creatividad a la vez. Asimismo, el sentir que ayudan con las cuestiones domésticas, es posible que promueva un humor positivo.

•Para los que cuentan con algún espacio abierto en la casa (balcón, terraza, patio o jardín) siempre son bienvenidas las actividades con agua, desde lo más simple hasta lo que requiere de más espacio y recursos (bombuchas, pistolas de agua, pelopinchos, piletas, etc.).

•Siempre resulta interesante promover la lectura y el armado de historias por parte de los niños mismos. Esto podrá requerir mayor compromiso de los padres a la hora de sostener el entusiasmo del niño, pero sin duda vale la pena.

El verano es época de diversión, salidas, piletas, quintas, asados con padres, hermanos y familia. Pero también es importante que los niños puedan tolerar que no todos los días habrá actividades nuevas y que en ciertos momentos se sentirán aburridos. Es importante darles espacio para que ellos también puedan crear sus propios modos de diversión, innovando con sus juegos, creando dentro de sus cuatro paredes, dando nuevos sentidos a cosas ya conocidas como medio para combatir lo “aburrido”. Acompañar al niño en este proceso de encontrarse con su propio aburrimiento de vez en cuando también es parte de las tan esperadas vacaciones de verano.

Lic. Giselle Pomés

Enviar un comentario

Artículos que podrían interesarle