Volver al trabajo después de ser mamá

volver al trabajo despues de ser mamaReorganizarse luego de la llegada de un hijo es una tarea difícil. Muchas mujeres se preguntan acerca de cómo, cuándo y si volver o no al trabajo luego de convertirse en madres. ¿Qué pasa cuando se termina la licencia por maternidad?

Con la llegada de un hijo se produce una necesaria reorganización familiar y habitualmente, debido a las leyes que rigen las licencias de nuestro país, es la mujer quien inicialmente se queda en casa con el bebé los primeros tiempos. Decimos habitualmente porque será cuestión de cada quién elegir y organizarse de la manera que pueda y quiera con la llegada de un hijo.

Si es la mujer la que se queda en casa al cuidado del niño y, si anteriormente a la llegada de éste trabajaba, luego de algún tiempo surgirá en ella la pregunta: ¿Cuándo vuelvo a trabajar? ¿Quiero volver a trabajar? ¿De qué manera? En algunos casos será cuestión de necesidad económica reincorporarse al trabajo. En otros casos, la mujer podrá “elegir” si desea o no hacerlo y cuándo. Pero… ¿Es tan fácil elegir? Muchas veces esta elección puede estar teñida de muchos y diferentes matices: culpa por dejar al niño, deseo de retomar su vida y su carrera profesional, ganas de hacer otras actividades que no se encuentren ligadas al/los niños, etc. En cada caso particular los sentimientos y emociones que se ponen en juego serán diferentes y estarán relacionados a la historia de esa mujer, al modo en que ella fue criada por sus padres, a sus creencias, necesidades y gustos personales. También, generalmente, afectarán en su decisión la opinión de su pareja, familiares o personas significativas para ella.

Por otra parte, y no menos importante, surge el tema del cuidado del niño; es decir, si era la mujer la que hasta ese momento se ocupaba del bebé, ¿quién lo cuidará ahora? ¿Será mejor que lo cuide un familiar? ¿Será mejor llevarlo a un jardín maternal?

Y por último también otras cuestiones ligadas a las fantasías y temores de la madre o padre suelen aparecen al toparse con la decisión de regresar o no al trabajo.

¿Podré trabajar como antes? ¿Será mejor que trabaje sólo algunas horas? ¿Estará bien cuidado en casa o en el jardín? ¿Me extrañará? ¿Será bueno para el bebé que me quede en casa? ¿No es mejor que yo tenga mi espacio? ¿Me hartaré si estoy todo el día con el bebé?

Es difícil poder responder a estas preguntas dado que existen tantas respuestas como madres o padres hay. Será trabajo de cada uno encontrar su propio camino y así ir buscando las respuestas a ellas. En el mejor de los casos, se podrá “elegir” y repensar esta decisión las veces que sea necesario. Quizás sea bueno recordar que no siempre las decisiones resultan definitivas y, a veces, hay que transitar ciertos caminos, para poder ver qué sentimientos surgen en ellos y, si es necesario, volver a cambiar y seguir buscando…

Por Lic. Josefina Cesareo.

Enviar un comentario

Artículos que podrían interesarle